El uso de los aparatos tecnológicos llegará a producir el 3,5% de las emisiones globales de CO2 en los próximos 10 años y la industria de las comunicaciones podría llegar a utilizar el 20% de la electricidad del mundo para el 2025.

El tema de la sustentabilidad cada vez adquiere mayor importancia a nivel global dado el impacto medioambiental de los aumentos de las emisiones generadas por los combustibles fósiles y la industria en general. Durante el 2018 se llegó a un récord histórico de emisiones de CO2 alcanzando las 37.1 gigatoneladas según el informe que dio a conocer la organización The Global Carbon Project.

Se estima que la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) podrían generar hasta el 3,5% de las emisiones globales para el 2022, superando a la industria de la aviación y el courier; por esta razón algunos especialistas le han denominado como el «Tsunami of data«, producido por la creciente digitalización que ha aumentado de forma drástica el tráfico global en Internet y, por ende, el consumo de energía en los centros de almacenamiento de datos los cuales cada vez necesitan una mayor potencia y están teniendo un aumento sin precedentes.

No obstante, poco a poco las grandes empresas de tecnología están siendo presionadas para usar energías renovables como suministro, ya que actualmente sólo el 20% de la electricidad utilizada en estos lugares es renovable. Además. se está impulsando el uso de un diseño Web sustentable que permita procesos más instantáneos para lograr una mayor eficiencia en cuanto al consumo de energía y la capacidad de procesamiento de la información, optimizando el rendimiento y la velocidad de carga de los recursos de un sitio Web.

En este contexto, la especialista en diseño UX de la empresa 3IT Quality Of Service Amaya Orueta, señala: “Hay muchas formas de ayudar desde el área del Diseño, una de ellas es desde la encontrabilidad: mientras el contenido sea fácil de encontrar, habrá menos cargas innecesarias de datos. Del mismo modo, el preocuparse de la accesibilidad y diseñar para móvil primero, evita exceso de información y aligera la carga de la Web. Además, podemos prescindir de recursos gráficos pesados, como carruseles, videos, e imágenes, sólo si son estrictamente necesarios se pueden incluir con el menor peso posible sin perder calidad. Al final, mientras más ecológico es una página, más eficiente es y mejor experiencia le brindamos al usuario.

Sin ir más lejos, quisimos someternos a una autoevaluación respecto a la cantidad de dióxido de carbono que nuestro propio portal emite, utilizando la herramienta Web Site Carbon, una página en la que a partir de una URL genera de forma automática la cantidad de contaminación aproximada que el sitio consultado produce ejemplificando a través de distintas comparaciones el alcance del resultado. Ingresamos el dominio de 3IT (www.3it.cl) e hicimos la prueba: el resultado arrojó que nuestro sitio Web emite una cantidad cercana a 15,71 gr de CO2 generado por cada página vista.

Una cifra que a simple vista quizás no nos dice mucho, pero que si la llevamos a datos tangibles se traduce en que, si durante un año nuestro sitio web recibiera 10.000 visitas por mes, se estarían produciendo alrededor de 1.886 kg de CO2, lo cual equivale en volumen a más de 2 billones de burbujas que hacen que una bebida se vuelva efervescente; gas suficiente para llenar 134.686 globos. Otro dato relevante que arroja es que la energía utilizada es de 3.817 kWh, cantidad de electricidad que podría servir para conducir 24.429 km con un auto eléctrico ¿Sorprendente no?

Subir y descargar archivos, reproducir videos, enviar un correo, realizar una búsqueda, escribir una publicación, revisar una red social, etc., todas estas acciones generan un flujo de información el cual se produce gracias a los equipos que lo contienen, por lo que esto es sólo una pequeña parte de lo que día a día se genera en Internet debido al constante flujo de información que circula y la cantidad de energía que se requiere para procesarla.

Si bien la digitalización ha permitido la reducción del uso del papel, por ejemplo, no se le ha tomado mayor peso a lo que significa el alto consumo de energía requerido como suministro para los equipos que se utilizan a diario, mucho menos al impacto que tiene cada acción generada en nuestros aparatos tecnológico en cuanto a emisiones de dióxido de carbono. En este sentido, el consumo de electricidad de estos dispositivos podría producir un 3,5% de las emisiones globales de CO2 en los próximos 10 años y la industria de las comunicaciones podría utilizar el 20% de la electricidad del mundo para el 2025 debido a la gran demanda de los servidores que almacenan los datos que utilizamos a través de smartphone, tablets y dispositivos conectados a Internet.

Finalmente, luego de realizar este ejercicio y conocer el impacto medioambiental de nuestra plataforma Web, como empresa ligada al mundo de la tecnología y la transformación digital, nos comprometemos a optimizar nuestro portal de forma que se reduzcan las emisiones de dióxido de carbono. Los dejamos también con la tarea de que revisen y hagan la prueba con sus propios sitios Web para evaluar los resultados ya que es tarea de todos nosotros construir una red más sustentable y amigable con el planeta.

1 Comentario

  1. Osvaldo

    julio 26, 2019 - 9:52 pm

    Excelente artículo. No pensé que éste tipo de trabajo generara y vaya a generar tanta emisión de CO2.
    En lo particular me sirvió para ser más proactivo con el respaldo de mis documentos

Escribe un comentario